loader image

LA COMPRA DE UNA VIVIENDA DE SEGUNDA MANO

LA COMPRA DE UNA VIVIENDA DE SEGUNDA MANO
LA COMPRA DE UNA VIVIENDA DE SEGUNDA MANO

Consideraciones Importantes sobre Derramas

La compra de una vivienda de segunda mano es una decisión importante que requiere un análisis cuidadoso. Uno de los aspectos que a menudo se pasa por alto son las derramas, gastos adicionales que pueden surgir después de la adquisición del inmueble. En este artículo, exploraremos qué son las derramas, cómo afectan a los propietarios y qué pasos se pueden tomar para evitar sorpresas desagradables.

Cuando se adquiere un inmueble en régimen de propiedad horizontal, el nuevo propietario se somete a los estatutos de la comunidad, así como al conjunto de acuerdos que se hayan adoptado en la junta de propietarios, incluso si se han adoptado antes de la adquisición del inmueble, con independencia de que conozca los mismos. El hecho de que se aprobaran cuotas con anterioridad a la compraventa no exonera al recurrente de su pago.

En estos términos ha venido a responder la Audiencia Provincial de Madrid (AP) al adquirente de una vivienda que se negaba a hacer frente al pago de las cuotas correspondientes a una derrama por obras de rehabilitación de elementos comunes y un extra de calefacción aprobada antes de que adquiriese el inmueble.

El propietario consideraba que no le correspondían a él el pago, ya que ignoraba su existencia por no ser informado en la escritura de compraventa de su vivienda, no constaba inscrito en el Registro de la Propiedad y fue aprobada cuando no era propietario, por lo que no quedó vinculado por el acuerdo de la junta.

Pero la AP le recuerda que la obligación de pagar las cuotas comunitarias es una obligación que se contrae por el hecho de ser titular, que además no tiene por qué figurar en el Registro de la Propiedad.

¿Qué son las Derramas?

Una derrama, en el contexto de la vivienda, se refiere a un gasto imprevisto y generalmente significativo que los propietarios de una comunidad de vecinos deben afrontar. Estos gastos pueden estar relacionados con reparaciones o mejoras necesarias en el edificio o la comunidad en sí. Las derramas son necesarias para cubrir gastos que no están incluidos en los pagos habituales de comunidad y pueden incluir la renovación de la fachada, la reparación de ascensores, la impermeabilización de tejados, entre otros.

¿Cómo Afectan las Derramas a los Propietarios?

Cuando se presenta una derrama, todos los propietarios de la comunidad comparten el costo según su cuota de participación. Esto significa que, como propietario de una vivienda, es fundamental estar preparado para afrontar estos gastos inesperados, que pueden variar en cuantía y frecuencia.

Es importante destacar que las derramas pueden ser imprevistas y pueden surgir en cualquier momento, por lo que es crucial contar con un fondo de emergencia o estar dispuesto a aportar una cantidad adicional de dinero si es necesario.

¿Cómo Evitar Sorpresas Desagradables?

1. Revisar el Estado del Edificio:

Antes de comprar una vivienda de segunda mano, es esencial realizar una inspección exhaustiva del estado del edificio. Esto puede ayudar a identificar posibles problemas o necesidades de reparación a corto y largo plazo.

2. Solicitar Información sobre Derramas Pasadas

Pide al vendedor o a la administración de la comunidad información sobre derramas anteriores. Esto te dará una idea de la frecuencia y el tamaño de las derramas que se han presentado en el pasado.

3. Analizar las Actas de la Comunidad

Las actas de las reuniones de la comunidad pueden proporcionar información valiosa sobre discusiones previas sobre derramas y posibles proyectos de mantenimiento o mejora.

4. Contar con un Fondo de Emergencia

Mantén un fondo de emergencia para hacer frente a posibles derramas. Este fondo te brindará seguridad financiera en caso de que surjan gastos imprevistos.

5. Considerar un Seguro de Hogar Amplio

Algunos seguros de hogar ofrecen cobertura adicional para derramas. Investigar esta opción puede proporcionar una capa adicional de protección.

Como conclusión, la compra de una vivienda de segunda mano es una inversión emocionante y significativa. Sin embargo, es crucial tener en cuenta las derramas como parte de la planificación financiera. Al estar preparado y tomar precauciones, los propietarios pueden evitar sorpresas desagradables y disfrutar plenamente de su nueva propiedad. Recuerda siempre buscar asesoramiento profesional y legal al realizar este tipo de transacciones inmobiliarias.

Espero que haya sido de ayuda este post sobre la compra de una vivienda de segunda mano. Para ver más visita nuestras noticias de actualidad.

¡Comparte esta noticia!

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on linkedin

¿Te gusta nuestro blog?

¡Descubre los secretos del mercado inmobiliario!

Suscríbete ahora y sé el primero en conocer las mejores oportunidades y tendencias del sector.